Libros para leer de Curtis Garland gratis



DMCA Report
leer Los dientes del murciélago gratis
Los dientes del murciélago
leer Las doncellas del horror gratis
Las doncellas del horror

Se acercó, alargó el brazo aprensivamente. la llama amarillenta iluminó aquello.un largo, indescriptible, espantoso grito de terror, brotó de los labios de sabrina cole. sus ojos desorbitados contemplaron solamente un segundo la escena horrible. de su mano escapó el candelabro, que se estrelló en el húmedo suelo, rompiendo la vela y apagando su delgada mecha con un chisporroteo.el grito de pavor continuaba en la oscuridad. sabrina parecía ver todavía ante ella, a pesar de no haber luces
leer Algo se nutre de sangre gratis
Algo se nutre de sangre

Fue idea suya. enteramente suya. al menos en eso. richard no tuvo culpa alguna. pero tanto daba, a fin de cuentas, de quién hubiera sido la idea. el desastre ocurrió de todos modos. y ni siquiera pudo culpar de ello a emily. porque para cuando el desastre hubo ocurrido, emily estaba muerta. y la hermosa, idílica luna de miel de richard bowman, se había terminado trágicamente. así había sido todo de rápido y de terrible.
leer Carruaje fúnebre gratis
Carruaje fúnebre

«el bailoteante farol fue colgado de un saliente de hierro de la pared del panteón. su movimiento se hizo menos acentuado, pero el aire gélido lo hacía oscilar un poco. era curioso, pensó moore. pero su juego de luz y sombra sobre el rostro feo e ingrato del difunto daba a éste, a veces, una apariencia de vida, como si moviera los músculos helados de su rostro. moore hubiera jurado que la luz dibujaba a veces como una mueca sarcástica y cruel en los labios apaciblemente cerrados ahora, c
leer Espectro gratis
Espectro

La muchacha de cabellos rojos y sueltos, de belleza agresiva y sensual, tomó la gran carta, abriéndola displicente para elegir su cena.karin tomó la suya. la abrió. miró la lista de pescados.y lanzó un grito ronco, sintiendo que palidecía de repente. la otra la miró, con aire sorprendido.karin seguía mirando fijamente aquellas palabras, manuscritas en forma diagonal sobre la lista de pescados.conocía demasiado bien aquella letra para dudar. era la de él. la de su difunto esposo frank.
leer Las mujeres gato gratis
Las mujeres gato

En la habitación que poco antes era nido de amor, una sombra inhumana se erguía sobre otra que empezaba a ser, simplemente, un espantoso pelele de sangre y carne desgarrada, convulsionándose en espasmos agónicos sobre la moqueta ensangrentada.lucky, el gatito de angora, soltó un bufido, con su pelo erizado y los ojos desorbitados, perdiéndose aterrorizado por los más distantes confines de la casa, mientras algo se movía sigiloso en la sala, apartándose de un cadáver destrozado, produci
leer No enterradme hasta morir gratis
No enterradme hasta morir

Y yo, anoche, me vi entrar en ese panteón, conducido dentro de un féretro, rodeado por cánticos y rezos, sin poder decir a nadie que veía sus rostros, oía sus liturgias y sus lamentos, sentía todo cuanto sucedía a mi alrededor, pero estaba muerto.muerto, sabiendo que no lo estaba. muerto, sabiendo que mi muerte era sólo aparente. como la de mi padre. como la de otros haversham, quizás.
leer Horror en los estudios Filmstar gratis
Horror en los estudios Filmstar

El empresario de urbanizaciones no dijo nada. se alejó, tambaleante, como si no pudiera entender nada de todo aquello, aunque no permaneció muy lejos de luces y personal, quizá por miedo a verse solo. en el decorado del plató 9, pronto se empezó a rodar, tras el ritual golpe de claqueta, en medio de un silencio impresionante.
leer El coleccionista de espantos gratis
El coleccionista de espantos

Una fría sonrisa era la respuesta. una mirada cruel e implacable, desde el rostro que al fin se revelaba ante él, sin necesidad de mediar palabra alguna. no hacía falta tampoco. ahora ya sabía él quien era el coleccionista, aunque no pudiera creerlo todavía.lo sabía, y eso significaba la muerte.por ello, quizá, mientras contemplaba larga y angustiosamente, durante unos interminables segundos, la faz de aquel ser demoníaco cuya identidad real jamás había llegado a sospechar, barry wade
leer Macabro deseo gratis
Macabro deseo

Físicamente, seguía siendo tan hermosa como en vida. y quizá en ella existiera vida, después de todo. esa vida que muchos niegan, que está más allá de la vida y de la muerte, más allá de la frontera insondable de las sombras, adonde yo había podido llegar, conducido por el oscuro poder de las tinieblas.acaricié aquel cuerpo sin vida, céreo y helado. creí sentir su calor interno, ignorado por todos. me pareció que sus ojos miraban a través de sus párpados. que sus labios exangües
leer Nana por una difunta gratis
Nana por una difunta

A medida que se aproximaba a los montículos de la curva, la oscuridad crecía y crecía. era ya casi noche cerrada cuando los alcanzó y se dispuso a rodearlos, para verse ante las luces de whitefield que, sin duda alguna, serían un paisaje acogedor y esperanzado. olivia caine jamás llegó a doblar esa curva que significaba, virtualmente, el fin de su camino. allí encontró la muerte. una muerte atroz, increíble. una muerte que ella no podía esperar en modo alguno, y que surgió de repente
leer El gato que ríe gratis
El gato que ríe

El cuerpo flotó dentro del agua, con el rostro terriblemente deformado por el horror de la muerte en plena asfixia. los ojos desorbitados, la boca convulsa, hablaban claramente de una muerte espantosa, lenta y angustiosa.el hombre gato no pareció inmutarse lo más mínimo. se inclinó, contemplando el cadáver. luego, retrocedió lentamente. de su bolsillo, la mano enguantada, chorreante de agua ahora, extrajo algo que hizo pendular por encima de la bañera.era un ratón, al que sujetaba por l
leer El rostro del horror gratis
El rostro del horror

Entre los hermosos cabellos rubios oscuros, asomaron sus escalofriantes ojos sin párpados, pestañas ni nada que no fuese el cerco sangrante alrededor de sus terribles órbitas dilatadas y horribles. con aquella piel tirante como seda translúcida, dejando marcar los huesos de su calavera. con aquellos dientes sin labios, en eterna mueca grotesca y espantosa, igual que la sonrisa misma de la parca. y con aquella alucinante, estremecedora cara de pesadilla, digna del más incalificable y siniest
leer Una cripta para Jezabel gratis
Una cripta para Jezabel

Con los amigos ya era otra cosa. tenía considerada la amistad como algo verdadero, sólido y perenne: algo que no se podía traicionar, algo a lo que no se podía considerar superficialmente, porque un amigo tenía que ser algo más, mucho más que una simple relación entre dos personas. fue precisamente eso, su culto a la amistad, lo que le conduciría al horror más insólito imaginable. un amigo, uno de sus mejores amigos, sería quien le metería en ello del modo más imprevisible.
leer La madrugada de Dolan gratis
La madrugada de Dolan

Señor dolan:yo, randolph taylor júnior, albacea testamentario de barnaby dolan, puedo anticiparle que, según voluntad expresa del testador, todos los parientes que heredarán a su muerte habrán de estar obligatoriamente presentes en el momento de su óbito, para tener derecho a su parte de la herencia. en caso de ausencia, por el motivo que sea, de entre los muros de su propiedad, ese heredero quedará automáticamente descalificado, diga lo que diga el testamento al ser abierto, y no recibi
leer Tarot gratis
Tarot

El espantoso personaje que, erguido ante una especie de altar de sacrificios central, consistente en una piedra redonda y lisa, igualmente empapada de rojo oscuro, permanecía con un hacha en la mano, una negra caperuza de verdugo medieval tapándole la cabeza, y las ropas de un joker de la baraja, o del diablo del tarot, vistiendo su figura.ella estaba sobre el altar, sujeta con cadenas, desgarradas sus ropas hasta mostrar semidesnuda su espléndida figura, aterrada, con los ojos dilatados fijo
leer Londres, 1888 gratis
Londres, 1888

Fue el principio de todo. pero nadie pudo imaginario. ni siquiera la víctima. a fin de cuentas, ella no supo lo que sucedía, hasta que fue demasiado tarde para evitarlo. una afiladísima hoja de acero penetró en las carnes opulentas de la mujer, como si cortaran mantequilla suavemente. el grito de ella se hizo angustioso, cuando notó el tajo hasta el fondo de sus entrañas, y luego el cuchillo subió, rápido, como si abriesen una res en canal. la sangre escapó de la tremenda herida, dispar
leer El circo del miedo gratis
El circo del miedo

Un sordo gruñido pugnó por escapar de sus cerrados labios cuando descubrió, en las manos enguantadas del siniestro payaso, un instrumento de su leñera, que destelló al reflejo de la luz encendida sobre el mostrador.un hacha de cortar leña.el grito nunca pudo salir de sus labios.porque el filo de la recia hoja de acero de aquel hacha, alcanzó violentamente su cuello, casi segándolo por completo.
leer Hija de las tinieblas gratis
Hija de las tinieblas

Se volvió la niña. había empezado a llover. el cielo, sobre su cabeza, era de un color plomizo, como lo era siempre en aquella región, día tras día, durante todo el largo y tedioso invierno. se encontró sola. total, absolutamente sola. la granja quedaba a alguna distancia. a demasiada distancia para pensar en correr hacia ella con un mínimo de posibilidades de éxito. miró al otro lado. allí, los acantilados asomaban al mar, cuyo oleaje se oía romper violentamente contra las rocas. la
leer Ojo en la oscuridad gratis
Ojo en la oscuridad

La figura se irguió, se precipitó hacia ella.un largo grito de terror brotó de sus labios. era un grito en el que se condensaban su angustia, su pánico, su desesperación más profunda.luego, la amplia sombra de una figura humana, de un hombre envuelto en algo flotante, quizá un capote o un macferlán, se abatió sobre ella, como un gigantesco y siniestro murciélago.un destello de luz, se reflejó por un momento angustioso y alucinante, en un ojo fijo, dilatado, inyectado en sangre, vidrio