Libros para leer de Lou Carrigan gratis



DMCA Report
leer En estado de muerte gratis
En estado de muerte

?la gente se gasta dinero en esos libros en los que algunas personas explican sus propias experiencias, o las ajenas, en su estado de muerte. lástima que no hayan alcanzado el conocimiento suficiente en ese sentido. y lástima que, pese a eso, comercialicen una cosa tan seria como es estar muerto. le aseguro que el contenido de esos libros y el nivel de mis experimentos no tienen prácticamente ninguna relación. ¡mercachifles de la información mortal! ¡embusteros y embaucadores! comprender
leer La furia de los instintos gratis
La furia de los instintos

?pero es que usted ni siquiera nos dice para qué vamos a ser inyectados, qué se espera de nosotros, profesor. ?no quiero que sepan nada, a fin de no mentalizarles. me gustaría que sin saber nada nos fueran explicando sus sensaciones, eso es todo. pueden aceptar o no, de modo que no vale la pena alargar más esta conversación. los seis auxiliares cambiaron miradas entre sí. la oferta era más que tentadora: veinticinco mil dólares a cada uno por colaborar directamente en la culminación de
leer Poderosos en la sombra gratis
Poderosos en la sombra

Es hallado «suicidado» el diplomático turco kemal botak, y esto sorprende muchísimo a brigitte, pues en las varias ocasiones que habían relacionado le había parecido un hombre sensato y feliz. y esto crea un contrasentido o, cuando menos, una incógnita: ¿tiene sentido que se suicide un hombre sensato y feliz? la agente baby no lo cree así, por lo que se pone inmediatamente a investigar tan insólito suicidio, aunque su actitud sorprenda a todos sus amigos. pero sólo se sorprenden inici
leer Paraíso infernal gratis
Paraíso infernal

A los cinco espías los habían sacado del mar por medio de una red de un barco pesquero. allí, entre los miles de peces vivos que componían el fruto de la jornada de trabajo los pescadores yugoslavos habían encontrado a los cinco hombres, a los cinco agentes secretos. el hallazgo era por demás macabro, dadas las circunstancias, aunque bien podría decirse que todo se reducía a vivir o a morir. y ellos habían muerto? mejor dicho, los habían asesinado de un modo horrible. en cualquier caso
leer Lluvia de sangre gratis
Lluvia de sangre

Puede parecer exagerado hablar de una «lluvia de sangre», pero en ocasiones podría llegar a producirse semejante chaparrón. y todo está previsto para provocar una torrencial lluvia primero en el mar de la china meridional, y luego, en toda china. sólo se trata de organizar bien las cosas para que se produzca la lluvia? y el equipo ming las organiza muy bien.
leer Secta celestial gratis
Secta celestial

El estampido atronó la sala, y enseguida comenzaron a sonar gritos y muchas personas se pusieron en pie. en la tarima, saville se había tambaleado fuertemente al recibir el impacto en pleno pecho, y miraba ahora con incredulidad al inválido, que disparó de nuevo, desde menos de tres metros.la segunda bala acertó a saville justo en el corazón, y lo derribó de espaldas violentamente, muerto. el pánico había cundido ya en toda la sala de conferencias, la gente gritaba y corría, se atropel
leer Recetario gratis
Recetario

Bárbara le tendió un sobre que también tenía preparado. del sobre, amos sacó media docena de fotografías, mostrando a winston copperland en diferentes posturas y atuendos y un primer plano del rostro. era un hombre muy atractivo, rubio, de inteligente expresión, ojos verdes y burlones. debía tener treinta y cinco años, es decir, siete u ocho más que su ahora inválida esposa.un recetario. ¿de cocina? ¿de medicamentos? ¿de qué otra cosa? amos wind se puso en pie.
leer Tormenta mental gratis
Tormenta mental

Por el retrovisor, tom estaba viendo las luces del coche que iba tras él. lo había visto al salir del parador, y ya se había dado cuenta de que partía al mismo tiempo que él, pero eso no tenía importancia. sabía que muy pronto, al llegar al desvío que solía tomar, el otro coche seguiría por la carretera principal. pero no había sucedido así. el coche seguía tras él, y ahora se iba acercando. de momento no le gustó mucho la cosa, y se tensó un poco. vio cómo el otro coche aumenta
leer El comprador de recuerdos gratis
El comprador de recuerdos

Notó amargamente como se estaba arrepintiendo de haber escuchado las proposiciones del intermediario que le había propuesto comprarle sus recuerdos, de aquel maldito helmutt. ¿cómo había podido aceptar una cosa así??señor marqués ?sonó de nuevo la metálica voz de mvb?, estoy esperando. le sugiero que termine su labor. vamos, no se desanime: sólo tiene, que abrir el pecho de su enemigo, arrancarle el corazón, y traérmelo. ¡ya verá como todo esto, estas vivencias especiales, le perm
leer Muñecos en manos de artista gratis
Muñecos en manos de artista

La mujer se llamaba olympe u?tamsi. era una mujer de raza negra, posiblemente nubia. muy alta, esbelta, y de cabello alisado artificialmente, que llevaba muy largo. en conjunto, con aquel minivestido estampado y vaporoso, olympe u?tamsi conseguía un gran atractivo, un tanto indefinible, pero fácilmente perceptible por cualquier hombre.caminaba por la dársena de tánger, haciendo resonar sus zapatos, de alto tacón, por el piso de cemento oscurecido por la humedad. todos los departamentos de l
leer Cerca de Babilonia gratis
Cerca de Babilonia

El profesor copperfield era un amante de las piedras. pero entendámonos: sólo profesionalmente. era arqueólogo, y, además, una de las afortunadas personas que aman su profesión. entendía de piedras una barbaridad, y aquella tarde lo estaba demostrando en su conferencia sobre unas excavaciones en cierto lugar de África sobre las cuales los periódicos habían dado noticias más bien escuetas. no había cuidado, sin embargo. para quien sintiera verdadero interés por dichas excavaciones, al
leer Para no morir nunca gratis
Para no morir nunca

El laboratorio estaba en un chalé rodeado de bosque cerca de leipzig. dentro del laboratorio, en aquellos momentos estaban los tres hombres que habitualmente trabajaban en él: el profesor stevenhafen, el profesor schliemann y el doctor ayudante uddo kemphel.este último había sido contratado como ayudante de los otros dos no hacía mucho, y se mostraba un poco irritado por la reticencia que todavía mostraban ambos respecto al último descubrimiento de stevenhafen, y que se reflejaba en la f
leer En nombre de Alá misericordioso gratis
En nombre de Alá misericordioso

He aquí una noticia que forzosamente tiene que provocar la alarma entre las personas pacíficas y de buenos sentimientos: alguien está invirtiendo una enorme cantidad de millones de dólares comprando cientos de carros de combate que deben ser entregados en África. claro que esos carros de combate son de los que ya han sido considerados como obsoletos en los ejércitos de los países poderosos, como estados unidos y rusia, por ejemplo, o sea, que han pasado a ser considerados de «bajo rendim
leer En mi góndola te espero gratis
En mi góndola te espero

Dello jolio terminó de hablar, y miró entonces a las personas que estaban frente a él en su despacho de la hermosa villa ubicada cerca de venecia.una de esas personas, una mujer, estaba sentada en un sillón próximo a la mesa del despacho. una mujer de aspecto corriente, cuya edad podía estar poco más allá de los treinta años. ni alta ni baja, ni gruesa ni delgada. corriente en todos los aspectos. vestía falda oscura, jersey también oscuro, y llevaba el cabello asimismo negro, recogido
leer Las víctimas adecuadas gratis
Las víctimas adecuadas

Oscar lang estaba de bastante malhumor cuando abrió con su llave maestra la puerta de la habitación 18, tras llamar cinco o seis veces sin hallar respuesta. entró. el hedor era terrible. tanto que retrocedió el paso que le había llevado al interior de la habitación. y justo entonces, en la penumbra que ocasionaba la persiana casi cerrada, distinguió el cuerpo en el suelo, casi en el centro de la habitación.
leer Los pérfidos ojos del muerto gratis
Los pérfidos ojos del muerto

¿cuál de vosotros va a ser mi heredero? es muy simple: lo será aquel de vosotros que encuentre, en mi mansión de pettycur, mis ojos, que en estos momentos están allí escondidos. aldo os dirá lo que tenéis que hacer, aunque puedo adelantaros dos puntos importantísimos de este juego. uno: nadie deberá ir a mi mansión de pettycur antes de transcurridas cuarenta y ocho horas de la lectura de estas disposiciones mías. dos: aunque mis ojos fuesen encontrados por uno de vosotros ya el prime
leer El acoso de los asesinos gratis
El acoso de los asesinos

Todo empieza muy mal: en el maletero de su coche encuentra degollado el cadáver de un hombre llamado samuel sanders? aunque brigitte no lo llamaría así: ella lo llamaría «simón». a partir de aquí, los asesinos empiezan a acosarla, y está claro que la persona o personas que han contratado a esos asesinos saben perfectamente que la señorita montfort es la agente baby. lo intrigante y preocupante es quién o quiénes pueden ser esas personas, y qué pretenden. pero sobre todo, si saben qu
leer Virus celestial gratis
Virus celestial

Frankie ha inventado un concurso mundial cuyo tema es el siguiente: ¿de qué color son los ojos de la señorita brigitte montfort? parece una tontería, ¿verdad? y en éstas están, discutiendo el asunto en su apartamento, cuando a la central de la cia llega una carta en la que se solicita la ayuda de la agente baby. he aquí el problema: una avioneta que transportaba determinados virus se ha estrellado en cierto lugar de África y al reventar los recipientes que contenían los virus éstos se
leer Libertad, divino tesoro gratis
Libertad, divino tesoro

En plan filosófico podríamos decir que la juventud y la libertad tienen características parecidas, al menos en cuanto a proporcionar disfrute de la vida. lo malo de la juventud es que más pronto o más tarde termina y da paso a la madurez, la vejez y la muerte. la libertad, en cambio, si la consigues es para siempre, seas joven o viejo puedes disfrutar de ella? y aquí es donde, como siempre, interviene la maldad humana, ofreciendo falsamente la libertad. esto es lo que hace el nuevo liberta
leer Jugando el juego gratis
Jugando el juego

Acostado en el lecho de la habitación que le habían destinado en aquella clínica privada de la cia, el agente secreto brian talbot contemplaba por la ventana el resplandeciente sol de principios de primavera.en realidad, no veía nada. estaba tan absorto en sus pensamientos que en aquellos momentos ni siquiera sentía el dolor. aquel dolor que había ido naciendo en su estómago desde muy poco después de conocer a norah.la había conocido en palma de mallorca, donde brian era jefe de la spec